0

Tu carrito está vacío

Microbiota vaginal, sistema inmune y el Virus del Papiloma Humano

octubre 22, 2021

Microbiota vaginal, sistema inmune y el Virus del Papiloma Humano

La prevalencia de la infección por el VPH es distinta según la zona geográfica en España, per se calcula que hasta un 80% de la población sexualmente activa la ha padecido a lo largo de su vida.

Normalmente nuestro sistema inmunitario es capaz de resolver la infección por él mismo en menos de un año, sin embargo hay muchos genotipos (tipos) distintos de VPH. Algunos tipos pueden causar problemas de salud como verrugas genitales y cáncer que pueden aparecer años después de contraer la enfermedad, pero otros pueden no causar ninguna sintomatología y desaparecer a los pocos meses. De hecho, la negativización de la detección viral se produce en aproximadamente el 90% de los casos a los 18-24 meses, de modo que sólo un 10% de las infecciones resultarán persistentes.

El VPH es un virus ADN de doble cadena y los genotipos del VPH se dividen en aquellos de bajo riesgo oncogénico (6, 11, 40, 42, 53, 54 y 57) y aquellos de alto riesgo (16, 18, 32, 35, 39, 45, 51, 56 y 58) 1. El VPH se ha identificado como causante de diferentes cánceres de cabeza y cuello, siendo el VPH-16 el más frecuentemente asociado al carcinoma de laringe. La infección por genotipos virales de alto riesgo son especialmente el 16 y el 18.

Una persona puede contraer el VPH teniendo relaciones sexuales vaginales o anales y, aunque en menor frecuencia orales, con una persona que tenga el virus, aunque esta no presente síntomas.

El cáncer de cuello uterino se correlaciona con el VPH y la infección de este se encuentra en prácticamente los casos de cáncer de útero, en concreto un 99.7% . De hecho, si lo comparamos con el cáncer de pulmón por ejemplo, el riesgo de cáncer de pulmón en una persona fumadora a no fumadora es de 8 veces más, sin embargo el riesgo de cáncer de cérvix es 434 veces mayor en mujer positiva a una no positiva con un VPH del genotipo 16 y 18.

¿Qué podemos hacer entonces si nos han diagnosticad HPV?

Las personas sexualmente activos deberían realizar su un ginecológico con frecuencia, pues la detección a tiempo del virus es clave tanto para no contagiar al resto de compañeros sexuales como para prevenir el cáncer de útero.

Las técnicas empleadas para la detección del VPH son a través de una muestra tomada en la citología (PAP) que permite detectar células anormales en el cuello del útero y por otro lado tenemos las pruebas VPH para analizar el material genético dónde se puede diferenciar el tipo de virus VPH y su virulencia en las células del cuello uterino.

Podemos prevenirlo, ¿Pero cómo?

El primer mecanismo protector por supuesto es el uso de anticonceptivo durante el sexo vía vaginal, oral y anal para prevenir el contagio.

Sabemos además que el genotipo no será únicamente la razón por la que podemos desarrollar un cáncer de cuello uterino, sino que hay muchos otros factores que entran en juego. Por supuesto se considera la infección persistente por este virus condición necesaria para desarrollar cáncer, pero no sería suficiente para el proceso oncogénico. Esto significa que la evolución de este virus dependerá de varios factores:

Capacidad de aclaramiento viral y permeabilidad epitelial

Nuestro sistema inmunitario ante la detección de este virus luchará para erradicarlo. Por lo tanto mantener un sistema inmune competente es vital tanto para la prevención como el tratamiento.

Algunas estrategias que podemos utilizar son:

· Tener unos niveles de vitamina D adecuados, idealmente entre unos 30/50ng/ml. En este estudio las probabilidades de infección por VPH de alto riesgo aumentaron en mujeres con deficiencia de vitamina D (ORa, 1,41; IC del 95%, 1,02-1,97) en comparación con las mujeres con suficiente vitamina D. Es importante combinarlo con magnesio para poder convertir la vitamina D en su forma activa, además de tomar un suplemento de 2.000/4.000 UI día en invierno y otoño y una exposición solar mínima de 15/20 minutos diarios.

· Realizar ejercicio físico: según una revisión de 2019 publicada en el Journal of Sport and Health Science, el ejercicio moviliza las células inmunitarias que combaten los patógenos y la inflamación ayudando a retardar los efectos del envejecimiento del sistema inmunitario. Al realizar ejercicio físico va aumentar la temperatura corporal dilatando los los vasos sanguíneos facilitando el tráfico de sangre de células sanguíneas, entre ellas las células inmunitarias. Además el ejercicio también aumenta incrementa la cantidad de de glóbulos blancos (leucocitos, neutrófilos, natural killer…) que nos protegen ante agentes patógenos. Además las células musculares producen mioquinas, disminuyendo la inflamación, regulando el sistema inmune e impactando en la salud metabólica.

· Mantener una nutrición adecuada y saludable, rica en proteínas (huevos, carne de calidad, pescado, lácteos…), grasas saludables (aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, frutos secos, aceitunas…) y vegetales nos aporta vitaminas y minerales necesarios para que nuestro sistema inmune sea competente.

· Tomarnos momentos de descanso, pues el estrés deprime el sistema inmunitario haciéndolo más propenso a sufrir infecciones y a tener una respuesta inadecuada e insuficiente ante una infección.

Microbiota vaginal y endometrial

Aunque de momento es poco conocida, sabemos que la microbiota vaginal juega un papel decisivo en la progresión del VPH (3).

Cuando hablamos de microbiota vaginal nos referimos al nicho de microorganismos que habitan la vagina y que están presentes de manera natural en todas las mujeres. La mayor parte de estas bacterias son bacterias del género Lactobacillus, que nos ayudan a producir sustancias antimicrobianas que nos protegen ante infecciones. También ayuda a evitar que se adhieran al epitelio, producir sustancias antiinflamatorias y coagregación con patógenos. Concretamente aquella dominada por Lactobacillus crispatus, L. jensenii y L. gasseri confiere un ecosistema protector.

Diversos estudios muestran que una microbiota disbiótica, desequilibrada, con predominio de bacterias como Gardnerella o Ureaplasma o hongos del género Candida aumenta el riesgo de contracción del VPH y un empeoramiento de la evolución.

Por lo tanto para mantener una microbiota saludable, será recomendable mantener un sistema inmunitario fuerte para prevenir infecciones, pues la toma indiscriminada de antibióticos reduce la comunidad de bacterias protectoras vaginales y por lo tanto predispone a la contracción de ETS como VPH, Chlamydia, Gonorrea, etc.

La toma de probióticos y prebióticos vaginales puede ser una gran herramienta tanto de prevención como de tratamiento ante el VPH, especialmente los días antes y después de la menstruación. Se recomienda la administración de cápsulas vaginales de 7 a 10 días al mes o la toma de probióticos orales ricos en Lactobacillus de 15 a 30 días al mes.

Si te ha gustado, no dudes en compartir este post para ayudar a más mujeres a la prevención y tratamiento del VPH.


Si deseas más información sobre nuestras consultas para ayudar a fortalecer tu sistema inmune o/y analizar tu microbiota vaginal puedes contratar el pack inicial aquí o escribir a info@mpunti.es.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Muñoz N, Bosch FX, de Sanjosé S, Herrero R, Castellsaqué X, Shah KV, et al. Epidemiologic classification of human papillomavirus types associated with cervical cancer. N Engl J Med. 2003;348:518-27.
  2. Shim, Jinhee, “Association between vitamin D and the prevalence of human papillomavirus infection in women in the United States: The National Health and Nutrition Examination Survey 2003-2006” (2014). Texas Medical Center Dissertations (via ProQuest). AAI1586836. 
  3. Mitra A, MacIntyre DA, Marchesi JR, Lee YS, Bennett PR, Kyrgiou M. The vaginal microbiota, human papillomavirus infection and cervical intraepithelial neoplasia: what do we know and where are we going next? Microbiome. 2016 Nov 1;4(1):58.
  4. Lopes, R., Teixeira, J. A., Marchioni, D., Villa, L. L., Giuliano, A. R., Luiza Baggio, M., & Fisberg, R. M. (2017). Dietary intake of selected nutrients and persistence of HPV infection in men. International journal of cancer141(4), 757–765. https://doi.org/10.1002/ijc.30772



Ver artículo completo

¿CÓMO TE PUEDE AYUDAR LA PNIE?
¿CÓMO TE PUEDE AYUDAR LA PNIE?

marzo 28, 2023

El miedo a apretar el freno
El miedo a apretar el freno

marzo 01, 2023

El ser humano es capaz de adaptarse a casi cualquier situación. Esto es una ventaja increíble para la supervivencia de la especie. Nos permite perfeccionar estrategias y mecanismos para que formen parte de nuestro día a día, como nuestras herramientas de bolsillo.

DISTINTOS TIPOS DE SOP ¿CUAL ES EL TUYO?
DISTINTOS TIPOS DE SOP ¿CUAL ES EL TUYO?

septiembre 14, 2022